Seseña en crecimiento

EL 75% DE LOS MUNICIPIOS TOLEDANOS PERDIÓ POBLACIÓN

Los datos reflejan que es Seseña la que sigue creciendo por encima del resto

 

La pérdida de habitantes que se dio en la provincia a lo largo del pasado año 2014 fue generalizada en la mayoría de los municipios de Toledo, ya que en torno al 75 por ciento sufrieron pérdida de vecinos, aunque en algunos casos apenas uno o dos. Sea como fuera, el padrón a 1 de enero de 2015 en relación con el mismo día del ejercicio previo reflejó cifras más bajas en un total de 147 localidades, como indican los datos del Instituto Nacional de Estadística.
No obstante, no todo fueron pérdidas para los censos municipales, porque si bien fueron muchos más los que bajaron en cuanto a número de ciudadanos residentes, también hubo 52 pueblos que incrementaron sus poblaciones.
También hubo más de uno que se quedó con las mismas cifras exactas pese al paso de doce meses. En concreto, fueron cinco las localidades que ni ganaron ni perdieron, como fueron Camarenilla, que mantuvo sus 553 habitantes; Guadamur, que se quedó con los 1.864 del año anterior; Hormigos y sus 741; Navalmoralejo con 70 y Pelahustán con 349.
También se dieron un par de casos en los que los municipios afectados bajaron un tramo en cuanto a la organización que establece el INE de los 1.001 a los 2.000 habitantes. Fueron El Casar de Escalona, que al perder 51 vecinos se quedaba con 1.986, cuando el 1 de enero de 2014 tenía 2.037; y El Toboso, que pasaba de 2.039 a los 1.964 del año pasado.
Un caso especial es el de la localidad más pequeña de la provincia de Toledo, Illán de Vacas, que logró duplicar su población en el espacio de un año, lo cual  no era excesivamente complicado en tanto que el 1 de enero de 2014 eran tres los vecinos empadronados y el mismo día del año siguiente sumaron seis.
A excepción de dos pueblos, no hubo ninguno más que superara la cifra de 100 en cuanto a nuevos habitantes. Se trata de las dos principales poblaciones de la comarca de La Sagra, como son Illescas y Seseña. La primera se acercó a los 250 vecinos más en el plazo de un año, aunque, sin duda, los datos reflejan que es Seseña la que sigue creciendo por encima del resto. Concretamente en 2014 anotó a su lista de empadronados 437 nuevos nombres, superando ampliamente los 21.000 vecinos, aunque es Illescas con sus cerca de 26.000 la más habitada después de Toledo y Talavera de la Reina.

Más de 100 vecinos menos. Por contra, sí fueron bastantes los pueblos que se quedaban con más de 100 vecinos menos durante el año 2014, como se indica en el estudio del Instituto Nacional de Estadística. Así, Cazalegas perdía 102, Menasalbas 124 (casi un cinco por ciento de su población), Miguel Esteban 163, Polán 101, La Puebla de Almoradiel y la de Montalbán, con 107 y 113, respectivamente, Santa Cruz de la Zarza 112 y Villaluenga de la Sagra 106.
Las pérdidas de mayor calado se dieron en las poblaciones de Mora, que se quedaba con 238 vecinos menos, Ocaña con cerca de 300 y, sobre todo Quintanar de la Orden, cuya pérdida de habitantes durante los doce meses del pasado año 2014 se aproximó mucho a los 400, exactamente 383.

 

http://www.latribunadetoledo.es/noticia/Z592F1995-CF11-D7D6-EADB02687FF0CC75/20160124/75/municipios/toledanos/perdio/poblacion

Relacionados

Sigue adelante el curso de impresión 3-D con enorme entusiasmo. Ya han entrado las impresoras 3D y están en...

Subir un comentario